Consecuencias del estado de alarma existente en España

Ámbito laboral

Empresas y trabajadores por cuenta ajena

Medidas excepcionales en relación con los procedimientos de suspensión de contratos y reducción de jornada por causa de fuerza mayor.

Las empresas y profesionales con trabajadores a cargo que como consecuencia del COVID-19, incluida la declaración de estado de alarma, que impliquen suspensión o cancelación de actividades, cierre temporal de locales de afluencia pública, restricciones en el transporte público y, en general, de la movilidad de las personas y/o las mercancías, falta de suministros que impidan gravemente continuar con el desarrollo ordinario de la actividad, o bien en situaciones urgentes y extraordinarias debidas al contagio de la plantilla o la adopción de medidas de aislamiento preventivo decretados por la autoridad sanitaria, que queden debidamente acreditados, tendrán la consideración de provenientes de una situación de fuerza mayor y por tanto quedará justificada la realización de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) al amparo del art. 47 del Estatuto de los trabajadores.

Medidas excepcionales en relación con los procedimientos de suspensión y reducción de jornada por causa económica, técnica, organizativa y de producción.

Las empresas que como consecuencia del COVID-19 no puedan desempeñar su trabajo y se vean obligadas a suspender temporalmente su actividad por causas económicas organizativas o de producción, podrán tramitar el expediente en el plazo de 7 días, lo que supone una reducción notoria en los plazos normales de gestión de un ERTE/ERE.

Estas medidas facilitan a las empresas SUSPENDER los contratos totalmente o REDUCIR parcialmente la jornada laboral de sus trabajadores mientras dure la situación de alarma. Esto es que la medida queda ligada a la situación del estado de alarma y una vez finalice eta causa los contratos y jornadas volverán a su estado inicial previo a la adopción de la medida.

Como situación excepcional, el Gobierno bonifica esta situación y exonera a las empresas de menos de 50 trabajadores (en empresas de más de 50 trabajadores la exoneración será del 75% de la cuota patronal), la exoneración del pago de las cuotas de seguridad social, con el fin de que se mantenga el empleo durante el plazo de seis meses desde la fecha de reanudación de la actividad.

De no mantenerse el nivel de empleo, la empresa deberá ingresar en la TGSS las cuotas dejadas de abonar. Esto significa que la empresa no sólo ahorra el salario de los trabajadores mientras dure la situación de alarma, sino que también ahorra el importe de las cuotas de SS, siempre y cuando mantenga el empleo durante al menos 6 meses después de la finalización del ERTE.

A los trabajadores afectados por ERTE les será reconocido el derecho al percibo de la prestación por desempleo (paro), aun cuando no hubiesen cotizado lo suficiente como para generar dicho derecho en situaciones normales. Desde el Gobierno se está trabajando en la gestión automática de la prestación para los trabajadores afectados con el fin de que no tengan que desplazarse a la oficina de empleo a realizar la solicitud.

 

Normativa:

  • Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, capítulo II
  • Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, art. 47

Trabajadores autónomos

Flexibilización del cese por actividad (paro)

Para los trabajadores autónomos se establece una prestación extraordinaria por cese de actividad (paro) para los casos en que su actividad se haya visto severamente afectada por las medidas tomadas por el COVID-19. Podrán solicitar esta nueva prestación los autónomos cuya actividad quede suspendida por la declaración del estado de alarma o cuya facturación en el mes anterior al que se solicita la prestación se vea reducida, al menos, en un 75 % en relación con el promedio de facturación del semestre anterior.

Esta prestación tendrá una cuantía del 70% de la base reguladora, aun cuando no se cumplan los requisitos para el acceso en situaciones normales. Esta prestación no es compatible con otras ayudas de SS. La duración de esta prestación extraordinaria será de un mes, pudiéndose ampliar hasta el último día mes en el que finalice el estado de alarma, en el supuesto de que éste se prorrogue.

El tiempo de su percepción se entenderá como cotizado y no reducirá los períodos de prestación por cese de actividad a los que el beneficiario pueda tener derecho en el futuro.

La gestión y tramitación de esta prestación queda delegada a las mutuas como entidades colaboradoras, por lo que los autónomos deberán dirigirse a ellas para su solicitud.

Los autónomos con trabajadores a cargo deberán tramitar un ERTE a sus trabajadores y solicitar la prestación extraordinaria por cese.

Normativa:

  • Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, art. 7

Próximamente, pendiente de aprobación en Consejo de Ministros del próximo 24/03/2020.

Se espera que el próximo martes se modifiquen las condiciones de acceso a la prestación extraordinaria por cese de actividad, permitiendo a los trabajadores autónomo el acceso a la prestación sin necesidad de tramitar su baja de actividad en SS ni en AEAT, permitiendo a los trabajadores encuadrados en el régimen de autónomos, aun siendo societarios, el acceso a la prestación por cese por importe del 70% de la base reguladora.

Hasta la aprobación definitiva no se conocerán los requisitos concretos, ni si la base reguladora será la mínima para los autónomos o la base por la que cotice el autónomo actualmente.

Esta medida pendiente de aprobación evita la pérdida de bonificaciones como la conocida “Tarifa Plana” y evita tener que devolver subvenciones ligadas a la permanencia en el régimen de autónomo.